La importancia del mantenimiento diario de una estufa.

noviembre 21, 2021 Por Gerencia 0

A menudo nos encontramos con comentaríos como «esos pellets no son buenos me dejan el cristal todo negro» o » esos pellets se me acumulan en el cenicero de mi estufa apagándola» entre otros muchos, pero la mayoría de estos problemas radican en una inadecuada limpieza de la estufa acompañado de unos parámetros de entrada de aire y caída de pellets errónea.

Por eso hoy vamos hablar de lo más fácil y sencillo que es la parte en la que nosotros podemos actuar directamente para prevenir en la medida de lo posible estos problemas y es la limpieza de la estufa.

Lo primero y más importante es saber cuándo limpiar la estufa de pellets, no es difícil averiguarlo, sólo tienes que revisar la combustión. Para ello, basta con ver si la estufa de pellets comienza a producir más residuos de los que debe o se ensucia más el vidrio.
Es ahí cuando no hay dudas, es momento de limpiar la estufa de pellets a fondo.

¿Preparado para limpiar la estufa de pellets?

Si es así sigue estos sencillos pasos: 

Tenlo claro, la limpieza de la estufa de pellets es muy sencilla, solo tienes que limpiar el interior de la estufa y el vaso de la estufa. Hasta aquí todo bien, ¿verdad?

Si el modelo de tu estufa de pellets viene con función específica de limpieza, estás de enhorabuena, esta te ayudará a limpiarla de forma automática. Uno de los mecanismos que hará que las tareas de mantenimiento sean mucho más fáciles.

Si este es tu caso, apaga la estufa de pellets y cuando se enfríe, pulsa el botón para limpiarla. Rápido y sencillo y puedes realizarlo siempre que consideres. Cuanto más limpia tengas la estufa, mejor será a combustión y más podrás aprovechar los pellets.

Para aquellos modelos en los que la función de limpieza automática no exista, solo tendrás que invertir unos minutos más para limpiarla correctamente. Sigue siendo una tarea sencilla que cualquiera puede realizar.

  1. La limpieza de la estufa de pellets dependerá del uso que hagas de ella, las horas que la mantengas funcionando y, cómo no, de la calidad de los pellets que compres. Cada 2-3 días será lo recomendable. Así podrás mantenerla en perfecto estado.
  2. Los residuos de ceniza será menores si la calidad de los pellets para estufas es mayor. Por eso debes tenerlo siempre en cuenta.
  3. Elimina la ceniza con la ayuda de un aspirador de estufa. Esto te permitirá eliminar muchos más residuos. 
  4. Limpia todos los orificios y la rejilla a fondo, así acabarás con posibles incrustaciones, para ello emplea paños limpios humedecidos con detergentes propios para ello. 
  5. Limpia el brasero detenidamente, su limpieza es vital para asegurar flujo de aire en la cámara de combustión. De esta forma contribuirás a que no se forme hollín. De lo contrario puede que los pellets no funcionen correctamente y malgastes una cantidad considerable de ellos.
  6. Limpia el vidrio para que el funcionamiento de la estufa de pellets sea óptimo, si este presenta suciedad e incrustaciones difíciles de quitar, emplea spray para vidrio neutro sin abrasivos. Evita que toque las partes más delicadas de la estufa de pellets.