Fertilización de los castaños

octubre 8, 2021 Por Gerencia 0

La fertilidad del suelo en el que crece el castaño va a determinar tanto la cantidad como la calidad de las castañas producidas por éste.

Siempre que sea posible, habremos realizado un abonado de fondo antes de la plantación, ya que, a medida que las raíces de la planta se extienden será más complicado labrar el terreno sin dañarlas.

Podemos optar por una fertilización química o, como recomendamos en MundoHuerto, orgánica mediante estiércol bien descompuesto, compost, humus, etc.

En otoño, tras la recogida de la castaña (si ya está en producción), apartaremos las hojas caídas hacia un lado y extenderemos el abono en la superficie de suelo que queda debajo de la copa.

Si es posible, realizaremos un labrado muy superficial para cubrirlo, al menos en parte, y facilitar su incorporación al suelo. Luego, volveremos cubrir la zona con las hojas que apartamos anteriormente y que, además de acolchar el suelo, aportarán materia orgánica y nutrientes tras su descomposición. Y, con suerte, hasta puede crecer algún boletus con el tiempo.