Por qué es importante usar sustratos de calidad

marzo 26, 2021 Por Pellets 0

De nada vale comprar la planta más maravillosa si luego se llena la maceta con un sustrato malo. La calidad del medio de cultivo repercute directamente en la implantación, el crecimiento, la belleza y la productividad, así como en la longevidad del ejemplar. Aquí te contamos qué cualidades ha de poseer un buen sustrato.

El objetivo principal del sustrato es proporcionar un soporte físico adecuado para un buen desarrollo de la raíz y en consecuencia de la planta. Debe ofrecerle un buen anclaje y favorecer el crecimiento del sistema radicular. Esto implica una serie de cualidades:

Ha de poseer una densidad suficiente para el adecuado sostén de la planta.

Ser homogéneo y estable tanto física como químicamente.

Estar libre de agentes patógenos (hongos del suelo, por ejemplo, que pueden causar la pudrición de las raíces), metales pesados, semillas de malas hierbas, etcétera.

Desde el punto de vista de las propiedades físicas ha de ofrecer:

• Una buena capacidad de retención de agua, clave para almacenar el agua de riego y ponerla a disposición de las raíces a medida que la planta la necesite. Cuanto mayor sea su capacidad de almacenar agua, mejor resistirá las condiciones de sequía y menor será la necesidad de riego.

La capacidad de retención de agua ha de ir acompañada de una buena capacidad de drenaje, es decir, facilidad para absorber el agua y liberar el exceso de ella. Esta propiedad contribuye a la distribución del agua por toda la maceta o contenedor y a evitar a la vez los encharcamientos y por tanto la posible pudrición de la raíz.

Una adecuada porosidad, entendiendo porosidad como el espacio que incorpora internamente y que es ocupado por aire o por agua. De esa manera, el agua, al no ser retenida en exceso, puede convivir con el aire que ocupa los poros.

Una buena capacidad de aireación, es decir, ha de ser esponjoso para evitar el exceso de compactación y poder así albergar oxígeno, imprescindible para el desarrollo de las raíces.

Una estructura homogénea y esponjosa que no se descomponga o degrade demasiado rápido, evitando así la compactación y por tanto la disminución o desaparición de los espacios de aire.

Lo ideal es que contenga partículas de diferentes tamaños en una distribución homogénea. Si existe un exceso de partículas muy diminutas (polvo) ocuparían los espacios pequeños y taponarían la liberación del exceso de agua no dejando espacio para el oxígeno.

Please follow and like us: